jueves, marzo 24, 2011

No entiendo nada.

Empezaré diciendo que si alguien espera buenrollismo perrofláutico ya puede irse a pagarle fantas a una rastafari afrogitana. Dicho esto, repito el título del post: No entiendo nada. En realidad no entiendo nada de casi todo, pero lo que me tiene anonadado desde hace un par de días es mi total no-entendimiento de lo que está pasando el Libia.

¿Lo que pasa dónde?


Pongámonos en situación. Gadafi es un hideputa, un dictador que durante las últimas cuatro décadas ha hecho lo que le ha venido en gana desde sus jaimas en los jardines de lujosos palacios. Desde el principio se ha comportado al más puro estilo de los supervillanos de James Bond: Vistiendo mal, derribando aviones en Escocia, intentando sembrar el caos mientras reía con los ojos fuera de las órbitas, combinando elementos al azar de discursos antioccidentales, comunistoides, neobolivarianos (sic) y demás idas de olla de tirano loco, como bañarse en bótox.
Pero, finalmente, se hizo amiguito del alma, como diría el Molt Honorable, de Occidente; amistad que le permitió: pasar de rositas sobre cosas como la tortura sádica de enfermeras búlgaras, ser recibido por presidentes de medio mundo, dejar impunes los crímenes de su hijo en media Europa y chantajear, insultar y vejar al único país que tuvo a bien hacer cumplir sus leyes; hacer negocios con Berlusconi, hacerse con empresas sin importancia en Italia, terrenos en España, mandar a su hijo a estudiar a Inglaterra … Todo a cambio de parar su programa nuclear y garantizarnos un suministro de petróleo sin cortes ni chorradillas y otras chucherías. También Gadafi fue (es) una pieza importante en la partida de ajedrez global contra los musulmanes enfervorecidos locos, a los que ha ido metiendo en los sótanos de sus cárceles para jugar con ellos como Pluto el perro de Mickey haría con un hueso de cocido: mordiéndolo, vomitándolo y volviéndoselo a comer. Así pues, en estos últimos 8 años Gadafi pasó de ser “Un hijo de puta” a “Nuestro hijo de puta”, como tantos otros dictadores o demócratas de toda a vida con recursos valiosos del tipo que fueren.

Él es... Nuestro Hideputa


Vayamos al pasado próximo. Diciembre de 2010. Túnez, el país de norte de África con mayor población universitaria y menor analfabetismo, con un dictadorzuelo rico amigo de occidente, con una corrupción galopante, peta. Una explosión de nacionalismo de los jóvenes universitarios y no universitarios en paro, consigue poco a poco ganarse el apoyo de algunos sectores del ejército. Parte del gobierno hace sus cálculos y les hace ojitos a los chavales, y a modo de profecía autocumplida, cuanta más gente se separa de Ben Alí, más gente quiere separarse de él porque piensan que menos gente querrá estar con él. Nadie quiere estar del bando perdedor, aunque al principio hubiese sido muy improbable que lo fuese. Un concurso de belleza con diplomáticos dando tumbos de un lado para otro sin saber demasiado bien qué hacer y metiendo la pata, vaya. Los países ‘de bien’ todos a pie cambiado, ofreciendo ayuda al dictador, no ofreciendo ayuda al dictador, balbuciendo incoherencias varias hasta que Ben Alí acabó yéndose con unos cuantos kilos de oro y unos millones de nada en cuentas de paraísos fiscales a Arabia Saudí.



A raíz de eso, los egipcios, demográfica y sociológicamente muy distintos a los tunecinos, mucho más analfabetos (literalmente), más religiosos –Miren el punto 10; tradicionalmente más apáticos (en Túnez había habido varias manifestaciones antes) salen a la calle sin saber muy bien que quieren. El hecho de que Egipto sea mucho más religioso también lo hace más susceptible de convertirlo en algo más volátil e incontrolable, así que parece que alguien que ya no estaba tan-tan a pie cambiado habló con los militares (previsibles directores de orquesta de la transición) para evitar que aquello se fuese de madre –De nuevo en lo que viene siendo un concurso de belleza keynesiano donde todos buscan al previsible ganador, que será el que los demás también consideren previsible ganador. Mubarak se fue a bucear al Sharm El-Sheik y santas pascuas. Y claro, después de eso todo se fue aún más de madre por la euforia de progres, liberales, bienpensantes, malpensantes, tirios, troyanos...
En Yemen muchos fantasmas negros salieron a manifestarse porque su presidente no les caía bien. En Bahrein la mayoría chií se dio cuenta de pronto de que estaban gobernados por un dictador sunita que gobernaba por y para los suyos, aunque al poco Arabia Saudita les dio un capirotazo a base de soldaditos y avioncitos. En Marruecos dos señores que pasaban por una plaza fueron confundidos por la Prensa Internacional ® con manifestantes y el rey, “paraporsiacaso no quedar mal” modificó un poco su democracia orgánica.

Y entonces apareció Libia.



En Libia había protestas, sí, pero nada ni mucho menos comparable a lo de Egipto o Túnez, ni antes ni después de que Gadafi ordenase disparar a los manifestantes, al menos a juzgar por las imágenes que se vieron. En Libia flotan en petrodólares –Exagero, pero en PIB ajustado por poder de compra e IDH están al nivel de Europa del Este, por delante de Argentina y muy, muy por delante del resto de países africanos y no había paro, sino un flujo constante de inmigrantes de medio mundo buscando su parte del oro negro. En Libia no ha habido en ningún momento ningún “Orgullo de ser tunecino” o “Si vivimos juntos morimos juntos”, ha habido alusiones veladas al tribalismo(y algún problemilla real) No ha habido críticas a la corrupción, lugar común de las protestas de Túnez y Egipto.
En su lugar ha habido ‘Población Civil’ que en dos días no sólo tenía Ak-47 y RPG7+ en la mano, algo habitual y fácil de conseguir, sino antiaéreas del ’88 montadas en sus furgonetas. Alguno dirá que son desertores del ejército libio, pero sinceramente veo poco factible sacar a rastras un cañón gordo y montarlo en la furgoneta de tu tío el electricista, cuando sería más fácil robar también el transporte original de la misma y desertar con él. A lo mejor es tradición tener armas gordas en casa y montarlas en la furgoneta para salir a pasear por la Calle Mayor, no sé. También puede ser que los desertores eran Hulk y La Cosa y cargasen esos trastos como armas de mano, pero si así fuese ya habrían ganado la guerra saltando sobre los aviones de Gadafi, que Hulk salta mucho.
En su lugar ha habido silencio informativo acallado por estruendo propagandístico: Fotos y videos de uno y otro lado con gente saltando en plazas y disparando armas automáticas hacia el cielo, furgonas con armas, hospitales con señores con chichones y un adulto con un niño con sangre correteando histérico, manifestaciones de apoyo a uno y otro bando, señores apostados en mitad del desierto más desértico disparándole a la nada sin nada parecido a fuego devuelto, un abuelo en una mecedora, periodistas en la frontera diciendo que alguien le ha dicho que le han contado que puede que oyera que se comentaba que… y, por supuesto, el discurso más lisérgico de los últimos años: ¡Los ratones me roban la droga! ¡Los jóvenes financian a Al-Qaeda! ¡Pikachu matará a los disidentes! Pero seamos serios, de todo eso ¿Qué información de verdad se puede sacar? ¿Qué opinión se puede formar uno más allá de lo que hayan dicho los cuatro periodistas que dicen que les han contado que…?
Sí, hay refugiados, pero en cuanto se empiezan a oír tiros es normal que mucha gente se vaya corriendo. Incluso sin tiros, Camboya hasta hace poco alojaba sin problema refugiados disidentes chinos (Hasta que Samdech Hun Sen* arrestó unos cuantos y los devolvió a China haciéndole un corte de mangas legendario a ACNUR, y cada vez que se aburre repite la operación, pero eso es otra historia)

Además, había (hay) un hecho diferencial a mi juicio determinante, si no el más determinante de todos y que parece que muchos no han visto: Gadafi NO podía huir a ningún sitio; después de muchos años siendo el supervillano de oriente, de occidente, de la Liga Árabe, de la Unión Africana… nadie en su sano juicio querría acogerle (claro que eso excluye a Chávez, pero irse a Venezuela nunca es una opción) Esa imposibilidad de huída dejaba clara una cosa: Por las buenas Gadafi no se iba a marchar. Es un simple cálculo de pérdidas y ganancias potenciales: O luchas o el abismo. Si luchas puedes ganar o morir matando, si no luchas mueres humillado, destronado, torturado, hundido. La decisión estaba clara: Atacar con ‘todos los instrumentos del Estado de Derecho’ -que diría un político español- a todos los ratones drogados por Al Qaeda.

Conviene tampoco perder de vista también quienes son esos “rebeldes civiles” que guardan armamento pesado en el almacén de la frutería: El mayor vivero de ‘brigadistas internacionales’ fanáticos en Iraq, es decir, un grupo de prooccidentales demócratas de toda la vida. Y yo soy Manolete.


 (Del blog de Ramón Lobo en El País)

Visto lo visto, nada nuevo bajo el sol: Un dictador loco acorralado en un país fuertemente tribal, unos rebeldes con experiencia pegando tiros de voluntarios en Iraq (y en su propio país**) capaces de sacar armas semipesadas del altillo de la jaima de verano, un par de meses de tiros, mucha desinformación y poco más. Pero claro, los panfletos diarios de televisión y kiosko necesitan llenar páginas para intercalar publicidad o tener a más gente mirando la pantalla, así que aprovechando hechos pasados en Túnez y cia y viendo que no tenían más imágenes de barcos chocando contra puentes en Japón, empezaron a dar por válidos los comunicados de una y sólo una de las partes del conflicto. Viendo que la ‘opinión pública’ se echaba las manos a la cabeza diciendo “¡Qué Barbaridad!” gracias al bombardeo constante de información sesgada, nuestros políticos, para no ser acusados de estar en connivencia con dictadores malosos y después del ridículo hecho en Egipto y sobre todo en Túnez (Bahrein, Yemen y demás están muy lejos, y de repartir estopa allí ya se encarga A. Saudí, No Problemo) decidieron ser dinámicos, proactivos, guays y chachipirulis en general y apoyaron a Los Rebeldes, a La Resistencia, a Los Libertadores, a Los Civiles, al Pueblo en Armas y demás referencias manidas para referirse a los buenos, a aquellos con los que uno pueda identificarse. Sarko y adláteres decidieron que La Résistance era la única interlocutora válida del país, las noticias decían que Gadafi se escondía ya bajo tierra, en el último metro cuadrado del país que le quedaba, que todos sus pilotos habían desertado, que moriría inane como un perro… Hasta que, nadie sabe cómo, controlaba de pronto todo el país. Unos pocos civiles, temblando como conejitos indefensos en Bengasi ante el acoso de un tigre sádico que quería comerse a esos mismos civiles después de violar a sus niños y matar a sus mujeres, o algo así. La prensa hablaba de cientos de miles de millones de civiles muertos a manos de la todopoderosa aviación libia, gúgoles de mercenarios negros que aporreaban con su manguera a las virginales civiles libias… Y cuando todo parecía perdido, apareció el gran dúo superheróico de Occidente: Obama de la Paz y Sarko Bonaparte con su fiel Chihuahua ZP (próximamente Chihuahua Rajoy), comandantes de los ejércitos de la Nebulosa del Fénix, hogar de la Libertad que Renace.

Y claro, la pregunta que me hago es… ¿Qué rayos pintan esos ahí?

No, en serio.

Algunos dirán: ¡Es por el petróleo!
Pero claro:
-Libia ha sido uno de los suministradores más fiables de petróleo que tiene Europa, sin tonterías ‘a la rusa’ ni nada semejante.
-El control de los pozos de petróleo es trivial, lo que importa es controlar la producción y la distribución, y por eso no había problemas.
-Los países con más intereses petroleros en Libia han sido los que más pegas han puesto a la intervención (véase mapa)
Siendo así, difícil es creer que el petróleo tenga mucho que ver en esta intervención.



Otros dirán: ¡Por fin occidente defiende la Libertad!
Además de lo antes expuesto sobre los ‘Rebeldes’, hay cosas mucho más brutas en marcha, desde hace mucho más tiempo y sin visos de solucionarse, pero con una cobertura mediática cercana a cero, véase:
Birmania: La gente desaparece de sus casas, la Junta Militar puede darlo y quitarlo todo, vida incluida. La Junta no sólo hace lo que le da la gana desde hace casi 50 años, si no que tiene como distracción de fin de semana hacer limpiezas étnicas entre minorías respondonas.
Costa de Marfil: Después de unas elecciones no demasiado sucias, y viendo que el Presidente iba a perder, se boicoteó el recuento electoral. Según la constitución marfileña, si en 15 días la comisión electoral no ha dado su resultado (que anunciaron provisional con una derrota del Presidente), la potestad de contar votos y dar los resultados pasa al Tribunal Constitucional, elegido personalmente por el presidente y sin mandatos definidos. Este dijo que el actual presidente había ganado por mayoría fantabulosa y, desde entonces, llevan cientos de muertos en las calles. Creo que aquí estamos hablando de algo más parecido a demócratas que en Libia, ¿no?
Tayikistán: Tras la guerra civil que acabó a finales del pasado milenio dejando entre 50 y 100 mil muertos y más de un millón de refugiados, Rusia estuvo defendiendo la frontera que comparte con Afganistán hasta 2005. El actual presidente está acusado de violencia étnica. A día de hoy, grupos de musulmanes radicales están entrando por la desguarnecida frontera con Afganistán y parece ser que han conquistado una parte de las zonas rurales. Huelga decir lo que significa ‘conquistar’ para un afgano. Tayikistán, a diferencia de ‘Los Civiles Rebeldes Libios’ o cualquiera de los anteriores, ha pedido expresamente ayuda a la UE y a quien les quiera oír.
Kirguizistán: Se están produciendo limpiezas étnicas contra los uzbecos, y se calcula que ha habido cerca de medio millón de expulsiones forzosas.
¿Gaza?

Creo que no hace falta seguir. Visto lo visto, desde luego es muy probable que no se trate de defender la libertad, la democracia ni nada parecido a pesar de que, con los argumentos dados en la resolución de la ONU que aprueba el BLOQUEO AÉREO Y EL EMBARGO DE ARMAS (no bombardear palacios, carros de combate, tropas enemigas que no tengan alas etc.) podría atacarse, digamos, China sin mucho problema.

Respiro pequeño uno de trascendencia tanta, Gustavo


También hay que considerar, por supuesto, la necesidad estratégica de la invasión, que aunque similar es a mi juicio mucho más descabellada si cabe que la invasión de Iraq.

Iraq era una potencia media que hacía de freno y contrapeso por una parte a Irán, Arabia Saudí e Israel. Estaba en medio de todos ellos haciendo malabarismos pero sin acabar de llevarse mal del todo con ellos (teniendo en cuenta la guerra con Irán y la invasión de Kuwait, digo) Era un contrapeso necesario.
También era un contrapeso contra el islamismo radical, ya que era, para sorpresa de algunos, uno de los pocos países no confesionales de la zona, con ministros cristianos como Tariq Aziz (condenado hace poco por, flipemos juntos, perseguir musulmanes). Visto que también suponía un peligro para el país, luchaban (con éxito) contra el islamismo radical, que desde la caída de Sadam se ha empoderado de lo lindo
Iraq era un suministrador de petróleo bastante fiable, y su petróleo era (es) de alta calidad.
La guerra se ha cargado todo eso, claro. Irán tiene más fuerza que antes y se lleva peor con Israel y A. Saudí, los islamistas radicales campan a sus anchas y el flujo de petróleo no se puede decir que haya aumentado, sólo cambiado de destinatarios. El coste adicional que suponía mantener los caprichos de Sadam Hussein era ínfimo comparado con el coste de mantener el estado títere y la maquinaria bélica que sostienen ese ya estado casi fallido.

Libia cumple punto por punto la situación de Iraq, pero de nuevo con algunas diferencias que personalmente me dan miedo:

1- Está más cerca. Como decía Supersantiego: Libia no es Iraq, sólo hay que mirar un mapa. Pues si miramos el mapa, efectivamente, la vemos (mucho) más cerca que Iraq, y con muchos más lazos económicos e inmigrantes que la primera.
2- No es tan imprtante como contrapeso a otras potencias de la zona, aunque tiene relaciones con los frikis somalíes y limita la influencia árabe (de Arabia) en la zona y tener vigilados a los sudaneses.
3- La anterior invasión la organizó un señor enfermo que hablaba con Dios. Tras su marcha, todo el mundo esperaba si no un cambio radical si algo más de cordura, no sé, alguna decisión basada en criterios tangibles. Esto demuestra que no, que no era una locura sino tónica general. Esto puede asustar a más de un suministrador amigo, con miedo a que algún día a la prensa y los políticos occidentales les de por ya no ser hamijitos del alma, y les monten una ‘mascletà’ en el país. Esto puede hacer a los que ya no estuviesen muy seguros de cuán fiable era occidente como cliente a acercarse más a los que SÍ son un peligro: China. E.g.



¶4. (S) Al-Qadhafi turned to U.S. and Chinese involvement on the \
continent, characterizing the Chinese approach as soft, the U.S. \
as hard, and predicting that China would prevail because it does \
not interfere in internal affairs. (fuente)


Así que, como ya digo: NO ENTIENDO NADA.
No entiendo por qué nos hemos aprestado de esta manera a meternos en un fregao del que puede que no sepamos salir.
No entiendo por qué tanta gente apoya una intervención que no tiene ni pies ni cabeza.
No entiendo cómo se puede defender racionalmente la guerra en Libia.
No entiendo cómo se puede defender ideológicamente la guerra en Libia.

El único motivo que veo, y me da miedo pensar que sea el que haya servido para meternos en algo TAN gordo a largo plazo y tan inútil a corto, es que como los políticos occidentales se equivocaron al buscar un ganador en el concurso de belleza, más que nada porque esto NO LO ERA, hayan decidido que lo van a solucionar por la vía de en medio para que la ‘opinión púbica’ de sus países no les vea de rodillas pidiendo mil perdones a un coronel totalmente tronado. Y eso que ningún Presidente español tendría que mancharse las manos con ello...


* El trolleo constante en el facebook de Hun Sen por parte de Thais es porque llevan un par de meses dándose de tortas en la frontera, con parlamentarios detenidos etc. Otro día si alguien tiene interés hablamos de eso

** Un par de citas de ese cable:
(...)local pride in eastern Libya's historical role as a locus of opposition to occupying forces of various stripes is also an important factor. The fact that eastern Libyan mosques are more numerous and remote, together with tight local social networks, has reportedly circumscribed the ability of GOL security organizations to monitor and control the activities of radical imams as effectively as elsewhere in Libya. Unlike the rest of the country, sermons in eastern Libyan mosques are laced with phraseology urging worshippers to support jihad in Iraq and elsewhere through direct participation or financial contributions.
(...)

Family members with whom he is in regular contact told him during his visit that there were violent clashes between local extremists and GOL elements late last year. In one incident, extremists opened fire in proximity to a Benghazi hospital in connection with their attempts to secure medical assistance for a sick or injured comrade. In another, there was an explosion or an exchange of gunfire (accounts differed) at a traffic circle in a Benghazi exurb in connection with an attempt by a police officer to stop a vehicle being used by extremists.

martes, marzo 08, 2011

Fallas

Todos los ciudadanos, desde el momento en el que empiezan a ser conscientes de sus actos, a vivir en sociedad y a comprender las normas que la rigen, hace un pacto con los órganos de poder del mismo, aquellos a los que, por resumir, llamaremos Estado: Uno les cede la capacidad de ejercer todo acto de violencia no consensuada, de ejercer lo que él entienda por justicia punitiva y toda agresión que exceda la defensa proporcional y legítima; a cambio, el Estado tiene a bien protegernos si puede contra la violencia no consensuada de otros individuos contra nosotros y nuestros bienes, así como castigar a aquel que haya quebrantado esa básica regla social.

En la práctica totalidad de democracias europeas, este monopolio de la violencia por parte del estado viene complementado con otro monopolio: El de la tenencia y uso de armas en lugares públicos por parte de los órganos del Estado encargados de ejercer la violencia en la protección del resto de ciudadanos.

Así pues, manifiesto:

Que, año tras año, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado encargados de proteger la integridad física y las propiedades de los ciudadanos de la ciudad de Valencia hacen absoluta dejación de funciones durante las festividades de las Fallas.

Que los habitantes de la ciudad de Valencia, pertenezcan o no a as asociaciones privadas encargadas de la organización de las fiestas que tienen lugar esos días, ven brutalmente reducidas sus libertades y derechos ante la impasibilidad de los encargados de velar por ellos.

Que las agresiones verbales, físicas, con material pirotécnico y valiéndose de la fuerza del grupo contra los ciudadanos que intentan hacer valer sus derechos inalienables se producen de manera repetida y ante la dejación voluntaria y absoluta de las funciones de protección y castigo de aquellos que tienen el monopolio de la violencia, causando la impunidad de esos actos y la indefensión de los ciudadanos.

Que todo Estado que haga dejación consciente de su función más elemental ha de perder el monopolio de la violencia y del uso de las armas.

Que todo ciudadano tiene derecho a la legítima y proporcional defensa, y que ante situaciones de inferioridad numérica en entornos físicamente hostiles y con agresiones continuas es la defensa armada.

Que como ciudadano de Valencia, ante la inacción e indiferencia del Estado y ante el acoso de grupos organizados y violentos, me arrogo el derecho a portar y usar armas para mi defensa y para la disuasión de potenciales amenazas para mi integridad física, la protección de mis derechos ante su lesión constante, así como de la defensa de los derechos de otros ciudadanos que pudieran verse agredidos.

Prohibido plagiar o hacer obras derivadas sin permiso. Prohibida su distribución comercial (¿realmente alguien podría sacar dinero de esto?) sin permiso.
I'm myself and I approve this message.