martes, marzo 08, 2011

Fallas

Todos los ciudadanos, desde el momento en el que empiezan a ser conscientes de sus actos, a vivir en sociedad y a comprender las normas que la rigen, hace un pacto con los órganos de poder del mismo, aquellos a los que, por resumir, llamaremos Estado: Uno les cede la capacidad de ejercer todo acto de violencia no consensuada, de ejercer lo que él entienda por justicia punitiva y toda agresión que exceda la defensa proporcional y legítima; a cambio, el Estado tiene a bien protegernos si puede contra la violencia no consensuada de otros individuos contra nosotros y nuestros bienes, así como castigar a aquel que haya quebrantado esa básica regla social.

En la práctica totalidad de democracias europeas, este monopolio de la violencia por parte del estado viene complementado con otro monopolio: El de la tenencia y uso de armas en lugares públicos por parte de los órganos del Estado encargados de ejercer la violencia en la protección del resto de ciudadanos.

Así pues, manifiesto:

Que, año tras año, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado encargados de proteger la integridad física y las propiedades de los ciudadanos de la ciudad de Valencia hacen absoluta dejación de funciones durante las festividades de las Fallas.

Que los habitantes de la ciudad de Valencia, pertenezcan o no a as asociaciones privadas encargadas de la organización de las fiestas que tienen lugar esos días, ven brutalmente reducidas sus libertades y derechos ante la impasibilidad de los encargados de velar por ellos.

Que las agresiones verbales, físicas, con material pirotécnico y valiéndose de la fuerza del grupo contra los ciudadanos que intentan hacer valer sus derechos inalienables se producen de manera repetida y ante la dejación voluntaria y absoluta de las funciones de protección y castigo de aquellos que tienen el monopolio de la violencia, causando la impunidad de esos actos y la indefensión de los ciudadanos.

Que todo Estado que haga dejación consciente de su función más elemental ha de perder el monopolio de la violencia y del uso de las armas.

Que todo ciudadano tiene derecho a la legítima y proporcional defensa, y que ante situaciones de inferioridad numérica en entornos físicamente hostiles y con agresiones continuas es la defensa armada.

Que como ciudadano de Valencia, ante la inacción e indiferencia del Estado y ante el acoso de grupos organizados y violentos, me arrogo el derecho a portar y usar armas para mi defensa y para la disuasión de potenciales amenazas para mi integridad física, la protección de mis derechos ante su lesión constante, así como de la defensa de los derechos de otros ciudadanos que pudieran verse agredidos.

11 comentarios:

Folken dijo...

Que a ver, que no es que no lo hiciese ya mucha gente (entre los que me incluyo), pero dicho así sin reírse ni nada queda como muy serio y cabal, aunque no lo sea demasiado.

Orayo dijo...

¿Y cual es tu arma, destornillador o navaja?

Me gusta el nuevo tema, te dejas menos las retinas.

Folken dijo...

Depende de los pantalones.

denke dijo...

Vamos, que te vas a comprar petardos... no?

pcbcarp dijo...

Joer, el tradicional post fallero se ha ido de paseo al Far West

Joan dijo...

Hel Bengador Fayero ataca de nuevo...

Manu, the java real machine dijo...

Juas... y si fuese solo en Fallas.

¿Qué pasa en Navidades? ¿en Nochebuena? ¿en Nochevieja?

En mi bloque hay unos subnormales que se pasan esas 2 noches arrojando petardos (más cercanos a cartuchos de dinamita que a inofensivos petardos) desde las terrazas a la calle.

Lo jodido es que debajo está el portal y la zona de paso de la calle, y estos subnormales arrojan petardos sin mirar.

Lo menos que te puedes llevar es un susto, lo más un dolor de oidos tremendo y la ropa quemada.

Pero luego llamas a la policía y te dicen eso de 'es que es nochebuena/nochevieja', y ya está todo solucionado.

Hace unos años, mi cuñado llamó desde su casa porque otro retrasado se puso a montar una réplica de las fallas en la plaza junto a su casa, que está rodeada de edificios.
El despliegue pirotécnico daba miedo, cuando encendió la mecha el retrasado se dio cuenta de que lanzar cohetes y petardos gordos en una plaza rodeada de edificios no era una buena idea.
Los gordos hacían retumbar hasta los cristales (onda expansiva lo llaman), los cohetes salían disparados en todas direcciones, impactando en fachadas y ventanas.

Pues después de llamar a la policía, le dijero que era nochevieja y no pasaba nada. Así, con dos cojones...

Y perdón por el tocho.

Anónimo dijo...

Qué alegria encontrarte de nuevo, prometo ir leyéndote otra vez, desde que cerré el blog me desconecté de todo.
Nos vemos en los bares, Esther

Alicia Liddell dijo...

Nada de destornilladores. Yo exijo un AK 47.

Tenblog dijo...

y...visto lo visto en los años precedentes...no sería buena idea irte de vacaciones durante las fallas??? no sé eh?

Folken dijo...

El año que viene espero haber emigrado completamente, así que no problemo


Prohibido plagiar o hacer obras derivadas sin permiso. Prohibida su distribución comercial (¿realmente alguien podría sacar dinero de esto?) sin permiso.
I'm myself and I approve this message.