miércoles, febrero 24, 2010

Lo que aprendí sobre el Milenarísimo (Mococrispis)

El Mal puede adoptar muchas formas en la mente de las personas. Durante siglos, el Mal era aquello que no se comprendía, pero mataba: La enfermedad, las inundaciones descontroladas, los rayos, las plagas, los midgets… Cada era también ha tenido sus propias encarnaciones del Mal: Ningishida, Satán, los comunistas, Arrio, Hitler, los bebedores, fornicadores y pescadores en general, Atila…

En el primer mundo de hoy, y en España en particular, uno puede identificar varias encarnaciones malignas como El Mejor Presidente entre 1999 y 2002, El Mejor Presidente entre 2005 y 2007, los comunistas, Hitler, los señores que llevan a otro señor de oro macizo colgado del cuello, los señores que hablan raro y nos roban los trabajos y las mujeres etc. Pero hay uno que trasciende a todos ellos a un nivel casi de conocimiento colectivo, a un nivel que casi equivaldría a la súper-conciencia de los marcianos azules con USB de Avatar: Los préstamos hipotecarios. Los préstamos hipotecarios son el Mal para la mayoría de españoles, incluso entre muchos de los que ya liquidaron ese mal y lo expulsaron de sus vidas. Y quien dice préstamo hipotecario dice la usura de Cofidis y compañía, claro.

Sigue aquí.

lunes, febrero 15, 2010

Breves VII


(Yo todavía no lo he hecho)
Rectifico: Ya lo hice

jueves, febrero 04, 2010

El futuro del periodismo

Como todos ustedes saben, los medios de comunicación, garantes de la información insesgada y veraz, están sufriendo una gran crisis por el cambio del paradigma tecnológico. Los sufridos servidores de la verdad luchan por mantener un negocio que algunos tachan de obsoleto, pero que ha dado grandes momentos a nuestras vidas y le ha puesto cara y voz a nuestras ilusiones. Las historias de la cruda realidad, sin filtro ideológico, siempre veraz, nos han hecho llorar, cabrearnos, aprender...

Por eso yo digo: Necesitamos una solución para los medios, pobreticos ellos. Una solución para que el periodismo audiovisual y escrito tenga por fin la consideración y el trato que merece por lo que le ha aportado a la sociedad y que el (así llamado) avance tecnológico le niega con fría crudeza. Mi propuesta es clara, barata y viable:


(fuente)



No sé si me explico

Prohibido plagiar o hacer obras derivadas sin permiso. Prohibida su distribución comercial (¿realmente alguien podría sacar dinero de esto?) sin permiso.
I'm myself and I approve this message.