viernes, diciembre 18, 2009

Inducción Homeopática

Días atrás, como tantos otros en mi vida, he estado dedicando en torno a una hora a pasearme por Valencia por motivos que no vienen al caso. A pesar de que los agoreros de los organismos internacionales, el gobierno, el INE, la prensa, los dueños de bares y taxistas, los facinerosos y demás indocumentados tratan de propagar, yo he visto que las cosas no van tan mal como parecen gracias a mi capacidad de inducción homeopática. De hecho, en algunos sectores he visto que la actividad se ha mantenido más o menos constante, y en otros incluso la he visto multiplicarse por cuatro, y eso sin contar los excelsos efectos que sobre la economía española ha tenido el plan E -de Electricidad, como la que mueve la mente.

Todo el mundo sabe que el Plan E ha servido para cosas importantes como cambiar las farolas de la calle Maximiliano Tous y adyacentes (si no recuerdo mal, 1 millón de euros), convertir dos campos de fútbol de tierra del Cauce Viejo del Turia en campos de hierba artificial y vallarlos después para que nadie entre y los malogre (800 000 cada uno) o mi preferido, que adjunto en imagen para goce y disfrute de ustedes.

Reformar un bajo de 300 metros cuadrados: Medio Millón de Euros.
Bravo

Como iba diciendo, hay sectores que gracias a mi prodigiosa capacidad de observación, puedo afirmar que no se han visto afectados por la mal llamada crisis. Por ejemplo, en la facultad sigue habiendo mucha gente. Así a ojo, todo parece igual que cuando me fui de Valencia. De hecho, no he visto aún a profesores de ningún departamento tirarse por los amplios ventanales de las pastillas de ladrillos, gritándole al viento que quieren disfrutar con él sus últimos segundos para no morir amargados como vivían hasta ahora. La verdad, no, no lo he visto.

Otro ejemplo de profesión en alza

De hecho, y como ya he adelantado, hay sectores que han aumentado el número de personas que tienen empleadas, y eso ha tenido además un efecto muy beneficioso en otras actividades cotidianas para algunos, como el aparcar sus vehículos automóviles. Por ejemplo, en el aparcamiento que hay frente a Mestalla, antes había a veces un gorrilla, y ahora hay días que hay hasta tres gorrillas. Pero el caso más espectacular es el descampado aparcamiento que hay frente al colegio El Pilar. Antes rara vez había gorrillas, y hoy he visto nada menos que cinco. De, digamos, una media de medio gorrilla al día a ¡una observación estática de cinco! De hecho, desde que observo tal fenómeno, donde antes apenas había plazas libres para aparcar, ahora hay calvas aparcables por doquier. De hecho, a veces el centro del descampado aparcamiento no es sino un bello erial polvoriento. La no injerencia del estado nos ha provisto a todos los valencianos con un maravilloso lugar de aparcamiento, antaño congestionado. La gratuidad del mismo, que llevaba a los desarrapados a intentar dejar ahí sus vehículos, era una auténtica lacra. Ahora saben que el escaqueo no sale indemne, y los pudientes tienen a diligentes inmigrantes que les localizan el bache con menor densidad de vidrios rotos.

Esta reflexión postal estaba programada de antebrazo. No tengo acceso a internet ni lo tendré hasta dentro de unos días. No obstante me gustaría que me ayudasen en una cosa: Si tienen dudas sobre el cálculo general o los qués y porqués de hipotecas y swaps, manifiestenlas en los comentarios, y en un futuro intentaré resolverlas.

Folk's, haciendo labor social desde ya veremos.

12 comentarios:

nieh dijo...

Yo ayer también paseé por el carrefour, atestado de gente haciendo compras inútiles: homeopáticamente induzco que el nivel de vida del españolito medio ha aumentado considerablemente (mi familia queda excluida, por supuesto, que este año no tendremos ni una mísera tableta de turrón)

engelson dijo...

yo te consulto sobre si es ético mandar a un equipo swap a despejar la zona de gorrillas, como hacen en LA

dezaragoza dijo...

Humor negro: excelente receta para tiempos duros.

Fer dijo...

Que sí, que hay crisis, pero ni por ésas se encuentra un sitio para cenar cualquier noche de sábado en Salamanca.
Un amigo sostiene que el Plan E se tendría que llamar Plan A (de Acera), porque es lo único que se está haciendo en Salamanca.
Ahora bien, la mejor iniciativa se encuentra en Ciudad Rodrigo: 850.000 eurazos de vellón para construir una nave para la práctica del popularísimo deporte del tiro con arco, que cuenta con la friolera de ¡diecisiete! federados en la ciudad (a 50.000 euros por federado, olé sus cojonazos).

Alicia Liddell dijo...

Hombre, maese Folken, el cartelillo en cuestión informa de que el adjudicatario es Secopsa, una de las empresas más beneficiadas por la administración valenciana. No iban a discutir por el precio del metro cuadrado de reforma.
Welcome home.

pcbcarp dijo...

Yo es lo que digo siempre: que en este país lo que pasa es que se ha fusilado poco y mal.

Capazorros dijo...

¡Qué tiempos aquellos del garrote vil!

Joan dijo...

Pues a mí se me ha terminado el paro y no veo mal lo de ser gorrilla. Descarto Valencia, of course.

la palabra en cierne dijo...

Demasiados enlaces. Un rollo el conjunto.
Feliz navidad.

denke dijo...

Cada vez que leo eso de “Plan para el estimulo de la economía y el empleo” me pongo verde… Si era para “tener a la gente entretenida”, y no para “mejorar infraestructuras”, mejor que reparta pasta para cervezas y cafecitos, que saldría más barato y también reactivaría la economía leches…

Folken dijo...

Nieh, tenemos que montar una clínica homeopática.

Engelson, los swap no están para eso. Los swap son los de las multas de aparcamiento.

Dezaragoza, ¿humor?

Fer, estoy pensando en hacer colección de carteles absurdos del plan E. Creo que en unos años serán documentos de igual nivel que los carteles de la guerra civil.

Alicia, ¿de quién es Secopsa?

Pecebé y Capazorros, ustedes dan siempre en el clavo.

Joan, ¿Por qué no considera los secuestros exprés de alemanes?

Denke, ha comprendido usted mejor el asunto que el gobierno, me temo.

nieh dijo...

Hamor, ayer vi una farmacia homeopática. Podemos poner la clínica justo al lado y robarles la clientela.


Prohibido plagiar o hacer obras derivadas sin permiso. Prohibida su distribución comercial (¿realmente alguien podría sacar dinero de esto?) sin permiso.
I'm myself and I approve this message.