lunes, septiembre 29, 2008

El sistema Electoril (y 15)

Dado que tengo una batería de datos en la recámara en vistas de convertirse en falacias y lixiviados de falsedad (hay que joderse la cantidad de gente que llega al blog escribiendo “frases falcedad” (sic)), empiezo pues a quitarme “faena” de encima, ahora que no tengo mucho que hacer (bueno, tengo cosas que hacer pero no me apetece hacerlas).


Y para empezar, la penúltima tufarada falaz sobre las elecciones americanas. Mi hinspirasisión para esto, son los repasos histórico-electorales de Antxon Garrogerrikabeitia, aunque él esto lo hace mejor que yo.

EL SISTEMA ELECTORAL
(a.k.a. HEL CISTEMA HELEKTORIL, para los que nos lean en HOYGAN)


200 años antes de mi nacimiento -1787-, mientras el gobierno del Congreso (la asociación de las 13 colonias que habían conformado la resistencia colonial contra el Imperio Británico) se derrumbaba, un grupo de lo que más adelante se llamarían federalistas convocó la Convención Constitucional en Philadelphia –PEN-. En ella, los representantes de 12 estados (excepto Rhode Island, que no quiso ir por pensar que su pequeño tamaño haría baladí cualquier contribución y Vermont, todavía no reconocida como estado a pesar de tener constitución propia en la que se reconocía el sufragio universal masculino –Fueron los primeros en hacerlo) se reunieron con el fin de ver qué hacer -¿arroç o paelleta?- para crear (o no) un gobierno central. La necesidad del mismo venía del caos reinante bajo el gobierno del Congreso, que incapaz para tratar ningún tema había quedado convertido en un residuo, una pacatez semejante a la Tan es así que cada estado tenía su propia legislación comercial, aunque reconocían una suerte de libre comercio entre ellos, compitiendo entre ellos por ver quién hacía más Sociedad de Naciones. Tan es así que cada estado tenía su propia legislación comercial, aunque reconocían una suerte de libre comercio entre ellos, compitiendo entre ellos por ver quién hacía más dumping legal.

Un pene en forma de pilar chino.
¿Será por complejo?


En esa convención, que duró cerca de 4 meses, asistió lo más granado de la intelectualidad y la política americana. De hecho fue la última gran aportación a su país, de una lista casi interminable, del Genio (en mayúsculas) Benjamín Franklin. Estaban también George Washington (Presidente del pitote), Alexander Hamilton (estadista e intrigante profesional), George Mason (uno de los redactores de la Declaración de Derechos del Buen Pueblo de Virginia)…También había personajes como Gouverneur Morris (declarado antidemócrata) y una pléyade de terratenientes esclavistas, leguleyos… A pesar de todo es un sitio en el que habría sido cuanto menos interesante estar. Esta convención fue llevada en secreto, pero los apuntes de uno de los asistentes –James Madison, a la postre cuarto presidente de los EEUUA- han hecho que hoy en día podamos hacernos una idea de cómo fue.
Se discutió de todo. De hecho ahí se adoptó el sistema decimal para el dólar (no así para las pesas y medidas, manteniendo un sistema caótico, arcaico y poco útil), y se habló sobre territorialidad, derechos etc. Aunque la mayoría de derechos civiles no fueron aprobados en la constitución, fueron añadidos posteriormente por las famosas “enmiendas”, conditio sine qua non de algunos estados para la sanción de la constitución. Pero eso no es el tema del que hablar aquí. Lo que me interesa es el tema electoral.

Un representante de Virginia en la convención (por aquel entonces el estado más poblado y potente de los 13, amen de incluir no solo la actual Virginia si no la occidental, pues fue separada tras la guerra de secesión) presentó un plan, por el cual el poder legislativo estaría constituído por dos cámaras (a imagen y semejanza del modelo inglés, que ellos conocían y habían imitado en muchas legislaturas estatales). La primera de ellas se elegiría por voto proporcional a la población, la otra la elegirían la inferior en base a las propuestas hechas por cada estado. Esas dos cámaras serían las encargadas de nombrar al ejecutivo. Dado que la cámara electa elegiría a la otra y entre los dos el gobierno, los estados con mayor población –Virginia tenía en torno al 18% de la población de la Unión- tendrían más poder de decisión.

En oposición a esto, Nueva Jersey hizo un plan paralelo: Un sistema unicameral con un representante por cada estado. Eso no solo era inviable si no que era prácticamente el mismo sistema del Congreso.

Antes de que la sangre llegase al río, pues dado que todos conocemos a los políticos pasados y presentes (estaban ya todos como en el recreo de una guardería), un tal Roger Sherman propuso el hallar una solución intermedia. Sencillamente brillante. ¿cómo no se le ocurrió a nadie antes?
Habría una cámara elegida por voto popular, y otra con los representantes de cada estado –Hasta el siglo XX el Senado de los Estados Unidos no fue elegido por votación popular-

Qué habría pasado si la sangre hubiese llegado al río.


La elección de los congresistas se haría mediante elecciones uninominales a una vuelta en distritos electorales designados por cada estado. -¿mande?.
A cada estado, en función de los últimos datos disponibles del censo, se le asignaría un número de congresistas. El estado, dados los congresistas, dividiría su territorio en n distritos electorales donde n fuese el número de congresistas asignados. En cada uno de esos distritos se elegiría un (1) representante. De ahí que se le llame House of Representatives.

A día de hoy la cámara de representantes tiene pocos poderes (Recordemos que los Estados Unidos tienen un sistema presidencialista, donde gran parte del poder federal lo tiene el presidente, y la mayoría de competencias y poderes están cedidos a las legislaturas estatales y los gobiernos estatales, véase los clásicos electorales como eutanasia, aborto, pena de muerte y demás chafarderías, por lo que cuando se tratan esos temas en los debates presidenciales me entran grandes bostezos.). Entre los poderes de la cámara de representantes se hayan el “consentir y legitimar” las decisiones presidenciales, el poder de ratificar los tratados internacionales (cosa que, últimamente, es bastante estúpida por lo denostado de las leyes internacionales), el de destituir y recusar cargos públicos y, el que más renombre le está dando últimamente por la importancia que está adquiriendo, tiene la capacidad de adoptar las partidas extraordinarias de presupuesto federal.

Otra cosa curiosa es que se renueva cada 2 años -un periodo mucho más corto de lo habitual en las democracias occidentales, y que ningún estado se puede quedar sin representante (aunque tuviese 2 habitantes).
El hecho de que cada estado fije los límites de los distritos electorales (en España cada provincia es un distrito electoral), da lugar a los llamados gerrymanders, a saber, distritos electorales con formas increíbles para asegurar la victoria de alguien afín al gobierno estatal en la misma.

La elección actual del senado se hace también por elección uninominal a una vuelta (votas a la persona, no la lista del partido), pero este se renueva por tercios cada dos años, pues el mandato de un senador dura 6 años. Cada estado tiene exactamente dos (2) senadores. Estos son el Senador Senior y el Junior, siendo el Senior el que más tiempo lleve en el cargo de los dos.

Como se puede ver, es un sistema bastante más simple que, por ejemplo el español, ¿no? Pues no. Porque la elección presidencial, que a priori parecería la más simple, no lo es tanto.
Por partes. Nadie vota al presidente. La elección presidencial es indirecta, esto es, se eligen representantes electorales que, a su vez, son los que eligen al presidente. Después, son estos representantes los que también eligen al vicepresidente.
Estos representantes NO tienen la obligación de votar por lo que se les ha indicado. Es decir, el electorado de un distrito negro de Philadelphia elige a un representante para que vote por Morgan Freeman. Este, a su llegada a Washington DC, y tras pimplarse quince Budweiser, puede votar por Chuck Norris o por la Duquesa de Alba.

Este sistema funciona así porque, cuando se concibió, no existiendo los partidos políticos definidos tal cual los conocemos hoy, cualquier persona sin una estructura de partido detrás podía presentarse a la presidencia. Dado que esto podría llevar al voto provinciano o absurdo, los compromisarios serían elegidos de entre los más capaces (sic) de cada estado por la legislatura estatal, y serían los encargados de defender los intereses de los votantes de su estado aunque estos no supiesen cuales eran esos intereses(olé). Los compromisarios también serían elegidos en los distritos de cada estado, ya que su número varía según la población de los mismos.

Probable presidente de los EEUU de enmendarse la constitución
en ese sentido

Otra cosa que pudiera resultarnos extraña, es la elección de los running mates (1)(2). Esto es así porque, en los albores de la época de los partidos, el presidente era la persona más votada por los compromisarios, y el vicepresidente el segundo más votado. Esto condujo a que personas con ideas muy distintas ocupasen la presidencia y la vicepresidencia al mismo tiempo, a saber la segunda presidencia del intelectualmente brillante John Adams (padre del también presidente John Quincy Adams) tuvo como vicepresidente a Thomas Jefferson, igualmente genial (y principal redactor de la declaración de independencia, enmendada por Franklin y John Adams). John Adams era un convencido federalista –ideología de la América de entonces, que defendía que la mayor riqueza de una nación son sus comerciantes, defensores de una aristocracia más a la europea que había sido aniquilada con la Guerra Revolucionaria y del urbanitismo (de urbanita) sobre el ruralismo- y Thomas Jefferson uno de los padres del Partido Republicano, por aquel entonces llamado Demócrata Republicano (si, suena mal) y ahora se abrevia como GOP, defensor de que la fuerza de una nación reside en sus pequeños productores, iguales entre si en derechos y obligaciones e incapaces de imponerse unos sobre otros. Basándose en estos principios -y en profundos sentimientos antiesclavistas, entre otras cosas- se fundo en torno a 1852 el Partido Republicano actual (GOP), con los restos del Partido Tierra Libre, del Partido Whig y de demócratas descontentos -Gracias otis b. driftwood-. La mayoría de los republicanos de antaño eran construccionistas estrictos, esto es, poco partidarios de que el gobierno federal tomase competencias no explicitadas en la Constitución, mientras que los federalistas creían en la fortaleza del gobierno federal. Después de varios gobiernos insostenibles, se decidió que los compromisarios eligiesen por separado presidente y vicepresidente, de ahí el que ambos configuren los llamados “tickets electorales

¡Cómo molan los dinosaurios de Harryhausen!

El gobierno estadounidense, como la mayoría de los del planeta, es fruto de una época y de unas ideas. El problema es que, dado que fue el primer sistema popular y no ha sido prácticamente modificado desde su creación. Tiene lagunas democráticas como los gerrymanders, que hay que conocer para poder comprender el por qué de algunas elecciones extrañas o de la poca renovación de la cámara de representates, que, teóricamente, debería tener un movimiento incansable. También, el por qué en determinados estados los votos electorales (los compromisarios para la elección presidencial) quedan repartidos de una manera tan “peculiar”, que no se corresponde en demasía con el voto popular.
El problema es que, en los sistemas en los que esto sí que sucedía (la casi plena correspondencia electoral), los sistemas han acabado colapsando, véanse los distintos gobiernos italianos desde hace décadas (y eso que antes el sistema que usaban era mucho más representativo que el actual, pues ahora usan una derivación del antiguo imperiali),donde pentapartitos y heptapartitos eran habituales.

Como curiosidad: Wasilla, pueblo del que fue alcaldesa Sarah Palin (nuestra experta en relaciones internacionales), recibe el nombre de un dios de la mitología oseta -nacido a su vez de una mala interpretación del nombre Elías-: Уацилла

lunes, septiembre 22, 2008

La peligrosidad de lo que nos rodea

Debo advertir una cosa, de la que me he dado cuenta y creo intuir que la gente en general no suele tener en consideración: La peligrosidad de los cuchillos. Lo digo porque hay gente que, no sé, va por ahí jugando con ellos y se tiene que oír lamentos de terceros, a saber: Que si te vas a cortar, que si luego vendrás llorando, que si la abuela fuma.

Yo creo que la gente no es consciente de que un cuchillo no es peligroso en absoluto. Puedes gritarle todo lo que quieras, incluso golpearle en la parte ancha, que no te va a atacar. Ni tan siquiera parece molestarse. Y mira que un puñetazo en la parte ancha suele dolernos a nosotros, los ciborgs.

Sin embargo o con él, no puedes hacer lo mismo con el animal preferido de los niños: El camello. Uno puede insultarles todo lo que quiera, pero siempre por lo bajini. Al parecer tienen mal oído. Pero por ejemplo, si uno se acerca gritando mientras duerme y, digamos, golpea sus genitales con fuerza, pues el animal se revuelve y ataca.

Incomprensible, sin duda. La psicología animal es bastante impredecible.

Pero es lo que intento decir desde que inicié este blog. Que las apariencias engañan, joder. Que uno no puede ir por la vida tratando de peligroso a un pobre cuchillo que se limita a hacer su labor y ni tan siquiera opone resistencia. Ni una palabra más alta que otra. Y, sin embargo (o sin en cambio), ¿los camellos pueden presumir de lo mismo? Claramente no, y mira que están bien considerados en nuestra pusilánime sociedad.

Y ahora me voy a la alifara que me ha preparado mi hamijo, el Chef Tonny.

Un saludo.






¡¡Casi se me olvida!!: trueco camellos por mujeres, a razón de 2/1.




EDIT: A petición de Orayo, dejo rotundo testimonio gráfico de la peligrosidad de los camellos:

lunes, septiembre 01, 2008

Thabo Mbeki: Impresentable nº 2

Para empezar el curso con alegría: Sangría con sandía.
Para hacerlo con arcadas, lea mi blog ¡¡ahí es nada!!



En un ejercicio parecido al de la Bhutto, aunque con alguien menos mediático en el occidente universo (único que existe), el personaje de hoy será Thabo Mbeki. Dado un nombre con una relación de consonantes de 6/4 y tan mal colocadas, más de uno dejará de leer. No le culpo. Lo que se verá a partir de ahora no son más que mierdas. Eso y todo el bloj en si, pero esa es otra histeria digo historia.

Si bien es cierto que África no es precisamente el continente modelo, en el que podamos buscar comportamientos ejemplares de los gobernantes y planteamientos adultos por parte de la ciudadanía (creo que eso no lo podemos encontrar prácticamente en ningún lugar del mundo), Sudáfrica debería ser faro y luz de los creyentes en tan depauperado -moral y físicamente, continente.

Sirva esto de cutre exordio para lo que viene, razón última por la que escribo este HARTIKULO irracional, ominoso, falso…

La historia de este hombre comienza allá por los cuarenta, cuando al parecer le parieron en la parte de abajo del cuerno ese de continente que tenemos al sur. El de los subsaharianos. Ese. De hecho él era y es subsahariano, por aquello de nacer debajo del Sáhara y todo eso. A lo que iba: con el tema del apartheid, como muchos otros pilló la Erasmus y se piró a Inglaterra. Se metió en el Partido Comunista de su tierra (partido de blancos que, a la postre y la merienda, hubo de transfigurarse, mutar y unirse al terrorista Congreso Nacional Africano -De ahora en adelante CNA), se fue de campamentos de escultismo pagados por la Osa Madre y unas cuantas cosas más. Dadas las relaciones familiares entre los Chasquidosa (Xhosa) -Suena igual que la cosa que hace con la lengua el tipo de Los dioses deben estar locos- que he podido observar, no me sorprende en absoluto el que no pareciese afectarle demasiado la muerte de su hijo y su hermano, ni tampoco el que su padre considerase mejor el que su hijo fuese su camarada que no esa azarosa relación biológica que concede la paternidad.


Un ejemplo claro de subsahariana: Charlize Theron


Con la victoria del señor de pelo blanco en las primeras erecciones con sufragio universal (¡¡incluso para negros, que diga, subsaharianos, indios y malayos!!) en Sudáfrica allá por 1994, la cosa empezó a ir más de discursitos que de hacer el saltimbanqui con el AK-47. Había que adaptarse a los nuevos tiempos.


Desde que llegó al poder unos añitos después, haciendo caso a los principios que le llevaron a recibir dinero de la Osa Madre, se pasó por el forro aquella cosa que decía el Carlos Luis de Sécondat, Barón de Montesquieu de la separación de poderes. (Dios mío, qué pedante soy)

Bien es cierto que el presidente sudafricano es a la vez jefe de estado y de gobierno, y que además al ser elegido por las cámaras (mediante un sistema que desconozco), hace suponer que es jefe del grupo parlamentario que tenga la mayoría a nivel legislativo, lo que no implica el que deba inmiscuirse en el único poder que queda libre en este batiburrillo (el judicial), ni el que absolutamente toda decisión deba ser tomada por él y no ser delegada en gente que tenga más posibilidades de saber del tema. Dudo que el presidente esté capacitado para decidir qué materiales utilizar para una carretera o que sepa los polímeros que no deberían permitirse en la fabricación de pañales para monos. Tampoco creo que implique necesariamente que deba usar el poder del estado para investigar a sus rivales políticos. Creo, digo. No sé, a lo mejor soy un tanto pueril.

Otra subsahariana: Dani Behr.



Pero al fin y al cabo, todo esto entra dentro de lo esperable (no por ello deseable) dentro de un país africano.

Lo que no entra dentro de lo esperable en el único país que podría ser considerado moderno en cientos de kilómetros a la redonda (sin necesidad de una patada genital que ahogue las carcajadas), es que a pesar de que pueda hacerlo no autorice el uso de medicamentos antiretrovirales (recordemos las 5 plagas de África: Analfabetismo, Superpoblación, Corrupción, Malaria y SIDA.) por mera superstición, al casi considerar que es una maldición el tener VIH y que los medicamentos son solo venenos tóxicos tan inútiles como beber lejía. Aunque dada su catetez, supongo que consideraría mejor el beber orín de puercoespín recetado por el Doctor Chamán Loco.(1)(2)

Pero eso, según algunos –al igual que su empeño en la liberalización intersexual de los matrimonios- entra dentro de sus creencias éticas, morales y en superhéroes como Mahoma, Jesucristo o Siddhārtha Gautama.

Lo que le convierte de manera fulminante en un impresentable es el permitir que se creasen auténticos bantustanes de inmigrantes dentro de su propio territorio, y la total impasibilidad con la que miró como decenas de ellos fueron asesinados, destruidos sus comercios y bienes, apaleados, violados y demás lindezas.(1)(2)(3)(3 bis)

Y ligado con esto, su apoyo a Rodesia (Nada nuevo bajo el sol). Según algunos, el apoyo a Zimbabwe viene de que su mujer y la de Robert Mugabe (el Democrático Presidente Vitalicio –DPV-) son primas hermanas. De hecho cuenta la leyenda de que, en tamaña boda de estado en vez de callar durante la ceremonia no paraba de gritar "no es su prima, no es su prima, todos mienten, no es su prima, Alfalfa al PilPil, no es su prima" mientras giraba la cabeza de manera convulsa y devoraba canapés. Esa explicación me parece irracional e infantil. Demasiado. Incluso para él.

El bigote más sexy a ese lado del Río Segura



La solución más simple y contundente (y por tanto la que tiene más posibilidades de ser cierta), es que apoya a un impresentable como DPV porque, dada la “crisis” con los inmigrantes de hace no demasiado, el pitote que podría montarse en Sudáfrica con la mitad de la población de Zimbabwe desplazada y migrando masivamente en un país visceralmente racista e inestable podría costarle el puesto. Pero claro, el temor a una migración masiva no debería ser óbice para apoyar sin fisuras a alguien que encarcela a sus rivales.

Aunque claro, a lo mejor es simplemente porque le gustaría hacerlo a él.

Por suerte para la humanidad, el CNA le ha retirado el apoyo y cuando sea oportuno será cambiado por el otro tipo con ansias ilimitadas de poder: Jacob Zuma de Naranja (jo, qué gracioso soy), un personaje que ya fue Diputado Presidente (|Vicepresidente Primero) con él hasta 2005. Y por si alguien quiere ver qué clase de persona es el analfabeto (nunca recibió educación reglada, al menos Mbeki si) de Zuma, una batería de cocina digo, de enlaces: (1)(2)(3)(4)(5)

(Aunque algunos piensen que sea un complot de Mbeki)

Espero equivocarme, pero ni Sudáfrica se salva de ser uno más en un continente irremediablemente enquistado en la miseria.


Prohibido plagiar o hacer obras derivadas sin permiso. Prohibida su distribución comercial (¿realmente alguien podría sacar dinero de esto?) sin permiso.
I'm myself and I approve this message.