lunes, diciembre 08, 2008

¡Nuevo! ¡Consulta homeopática gratuíta al primer HOYGAN!

Hay crisis. Supongo que más de uno habrá visto algún telediario, leído la prensa económica mientras se fumaba un habano o ha sido atacado por una turbamulta furiosa de indigentes y parias al salir de la panadería para arrebatarle el fermentado de harina de las manos y alimentar a su prole de harapientos demonios.

¿Por qué digo esto?

Porque, en épocas de crisis, la ciencia avanza que es una barbaridad. Siempre aparecen remedios milagrosos, crecepelos maravillosos y trileros vendedores perfectamente conocedores de su mercancía que tratan de hacer la vida de los que les rodean mejor -a cambio de ínfimas cantidades de dinero. Son estos momentos de desintegración del orden y la tiranía de los estados, aliados con la ciencia oficial los que hacen florecer la verdad que no puede ser ocultada a los ojos más avispados y las mentes más inquietas. Fue en la pasada Gran Depresión cuando los grandes genios de la radiestesia y la medicina antroposófica alcanzaron mayores niveles de… alcanzaron mayores niveles.

Por eso, y porque considero que es una labor para la sociedad en general, me he decidido mejorar el mundo mediante alguna de estas verdades totalmente ciertas que la ciencia oficial pretende ignorar para perpetuar su tiránico poder.
Imagen recurrente de la ciencia oficial

Tras mucho divagar indagar e investigar, he encontrado el método más adecuado con el que ayudar a la sociedad. La idea me la dio una bioquímica mexicana y, poco después, mi vecina ingeniera, pues estaba haciendo una campaña de recaudación de fondos para montar un chiringuito hospital infantil homeopático.
Sí, hamijos, a partir de ahora este blog será una consulta homeopática. Esa maravilla que, gracias a su concepción holística es capaz de tratar cuerpo y mente al mismo tiempo.

Pero, para dar más seguridad a mis queridos homeopatizados, explicaré un poco más las bases de este camino (en el sentido oriental del término, un Do), punto intermedio entre arte y ciencia.

La homeopatía nace como hermana bastarda forma avanzada de la medicina oficial occidental, la que en su arrogancia inventó el SIDA, hace mortales sangrías y mata más de lo que salva; la de las grandes corporaciones que nos tratan a todos como ratas de laboratorio. El artífice de tal descubrimiento, al que el planeta tierra debiera estar agradecido (o mejor, la galaxia entera), fue el Dr Samuel Friedrich Hahnemann, hace ya casi 200 años (1810). Si ha sobrevivido tanto tiempo es que forzosamente lo que cuenta ha de ser cierto, como el Cristianismo, el Islam o el Quijote.

El Dr Hahnemann, traduciendo un tratado médico, descubrió que la quinina curaba fiebres intermitentes, como la malaria, y se vio tentado de probarla en su propio ser. Al hacerlo, tuvo fiebre así como todos los demás síntomas de una enfermedad febril virulenta. De ahí infirió el primer postulado que dio nombre a esta gran rama del saber (homeo, de iguales características):

Las enfermedades y males desaparecen usando sustancias que generen ese mismo problema en un individuo sano.


Así, a partir de esta aplastante lógica y de un razonamiento inducido por una reflexión teórica previa y una muestra poblacional significativa, podemos deducir otro postulado de la homeopatía:

Las enfermedades, males y dolencias se tratan dependiendo del cuadro sintomatológico del paciente, no de la enfermedad subyacente.


Tras eso, Hahnemann y algunos becarios comenzaron a probar en sus carnes y almas primero, y después en animales; sustancias diversas para comprobar los efectos que producían. Vieron que, en ocasiones, al aplicar el tóxico a un enfermo, su situación curiosamente empeoraba.

Tras esto, experimentando con ratones, descubrió otra gran e importante verdad ignorada hasta entonces y desde entonces por la malvada ciencia oficial.
Administró arsénico –el cual causa espasmos, a ratones con cuadros espasmódicos inducidos, y estos misteriosamente murieron. Pero cuanto más diluida estaba la dosis que tomaban los roedores, menos probabilidades tenían de morir… ¡¡y de sufrir espasmos!!
La humanidad tomó nota:

Cuanta menor sea la dosis de agente activo, mayor será el efecto que cause a los pacientes.


Claro, para justificar eso ante la ciencia oficial (pero no ante las mentes despiertas, que captaron la esencia de lo expuesto sin necesidad de tanto estúpido formalismo), Hahnemann añadió una hipótesis de base a su teoría:

El agua –u otro excipiente- en el que se redujese hasta el infinito la cantidad de agente activo era (es) una sustancia capaz de memorizar los efectos benéficos de dicho principio activo, más no así su toxicidad.


Esto era porque las moléculas de principio activo, al entrar en contacto con las de agua, contagiaban a estas de su esencia. Pero claro, para que todas las moléculas de agua entren en contacto con la sustancia activa o con otras moléculas de agua –u otro excipiente- previamente contagiado por el principio activo, había que agitar el preparado. A esto se le llamó sucusión.

Por desgracia, tanto los psicotrópicos como los preparados alcohólicos no suelen responder ante este científico principio, pues una gota de cerveza agitada en un barreño de agua no provoca desinhibición alguna (cogorza no debería provocar, pues es un efecto negativo y el agua, que es muy lista, los sabe diferenciar)

Siguiendo las instrucciones del segundo postulado (menos es más), los productos homeopáticos se clasifican según la potencia de la disolución de Hahnemann.

Estos, suelen presentarse con un número arábigo y un número romano.
La X indica que la sustancia activa original ha sido mezclada en una proporción de 1/10 con excipiente. La C a 1/100. M de 1/1000. Vamos, que es el inverso del número romano el que indica el grado de dilución.
El número arábigo indica el número de diluciones.
Médico homeópata estándar sin bata.

Así:
Una dilución de grado 6X (la menor y, según la homeopatía, la menos potente, pues cuanto más activo menos potencia) implicaría verter 1 decilitro de la solución en 0,9 kilogramos de agua pura o alcohol. Realizar el proceso de sucusión (agitar) para que las partículas de activo toquen al resto de partículas de agua o alcohol. Extraer un decilitro de este licuado y verterlo en otros 0,9 kilogramos de excipiente. Sucusionar de nuevo y repetir todo hasta 6 veces.
En el caso más habitual de presentación es en forma de perlas o esferas. Estas perlas o esferas suelen ser bolitas de lactosa y sacarosa que son impregnadas por la solución.

Según expertos consultados (ya se sabe que un experto es la unidad máxima de veracidad periodística), un kilogramo de agua tiene 3,346*(10^25) moléculas de H2O. Es decir: 3 346 con 22 ceros detrás.

En el caso de la dilución estándar, 30X: tenemos una esperanza matemática de encontrarnos con una partícula de activo por cada 10^30 de agua o alcohol -suponiendo que el número de moléculas por gramo sea similar al del excipiente (Matización patrocinada por Anna). Así, para que la esperanza matemática de encontrar una partícula de principio activo sea razonable, deberíamos bebernos aproximadamente 10^30/(3,346*10^25)=29886 litros de agua. Pero como el agua recuerda aquellas partículas curadoras con las que ha estado en contacto (pero no los orines, desechos médicos, heces, sal, residuos nucleares etc.), y cuanto menos haya en la mezcla más recordará y con más nitidez, será efectivo sí o sí.

Si alguien está interesado en saber otros tipos de diluciones o dinamizaciones, que es el nombre chamánico correcto, aquí puede consultar algunas tan graciosas como la de korsakov (en la que, cagándose en las unidades de medida, asume que la cantidad que se queda adherida a los bordes del contenedor de mezclas es siempre de 1cl, y solo hay que vaciar el recipiente de mezclas y volverlo a llenar tantas veces sea necesario para un producto C).

Yo uso homeopatía, y no esa medicina de nenazas.

Por supuesto, la ciencia oficial ha intentado boicotearnos a nosotros, los homeópatas y a esta maravillosa CIENCIARTE de la manera más vil: haciendo estudios con su inútil y presuntuoso método científico y su absurda lógica y sentido común para determinar que la los efectos de la homeopatía no van más allá, a nivel estadístico, que los del simple placebo ¡qué se han creído! La homeopatía ha de estar recetada por auténticos homeópatas, con voz tranquila y sosegada, con sonrisas y tarifas astronómicas una atención personalizada y remunerada a su productividad marginal. Absurdos estudios científicos que pretenden demostrar algo usando la estadística (que es la puta de las matemáticas, que son a su vez la puta de la biología, que es la lacaya de las compañías farmacéuticas con intereses económicos y manipuladoras de la ciencia oficial) y a pacientes que no han tenido un contacto directo con el homeópata -quien es el único capacitado para la holística sanación, solo arrojan mierda sobre los propios estúpidos que difaman a la homeopatía. La homeopatía tiene algo que jamás tendrá la ciencia oficial: testimonios totalmente verídicos.

Menos mal que el único estado realmente democrático y primermundista, el francés, sí que admite la homeopatía dentro del sistema de Seguridad Social público, mejorando sensiblemente la calidad de vida de sus ciudadanos. Nada tiene que ver que la mayor empresa del mundo de productos homeopáticos (Boiron) sea francesa, quien solo con la bacteria inexistente el oscillococcinum obtenga cada año decenas de millones de euros de beneficio. Eso es una excusa que dan los creyentes pagados por la ciencia oficial cerrados de mente que no creen en los gnomos.

Ci no cree en mi no cree en la homeopatía.

Como supongo estarán todos convencidos tras el alegato, en los comentarios atenderé ruegos y preguntas, amén de sanarles y exigir sumas inmensas de dinero apelar a su caridad a la hora de valorar las mágicas sanaciones que les ofrezco.

Y ahora, si me disculpan, me voy a mezclar C8H18 con mil litros de agua, que así tendré gasolina de mayor potencia al precio del agua. Qué tontos son todos que siguen pagando la gasolina pudiendo generarla mediante sucusión.


(1)(2)(3)(4)(5)


COROLARIO:
Dada la maravillosa idea de Orayo, y como muestra de mi infinita bondad para con la humanidad, como remedio gratuíto para cortes y heridas domésticas, recomiendo y receto: Heridas Defensivas producidas por Arma Blanca dinamizado a 200c. El daño en el alma que se manifiesta a través de nuestros cortes pelando patatas serán sanados de inmediato, pues el preparado es tremendamente potente.

42 comentarios:

pcbcarp dijo...

Tío, eres un puro genio. Me doy cuenta de que cada vez tengo menos tiempo para dedicar a mi cruzada personal contra la superstición y el oscurantismo, así que te enchufo nuevamente al plato del día.

Folken dijo...

Gracias, pero yo lo que quiero es ganar dinero con esto.

Veo que está usted trasnochando, ¿si le receto un poco de Trúcula Pegamonoide 200C con Tifúngula al 30X qué le parecería?

Capazorros dijo...

Yo una vez tomé unas pastillas homeopaticas de nicotina, que junto con el tabaco que no dejé de fumar hicieron las delicias de mi nicotizado organismo.´
Un saludo 700M.

Folken dijo...

La nicotina se elimina del organismo con nicotina... ¿cómo no se me habrá ocurrido?

Un saludo tan diluído ha de ser terriblemente potente. ¿Quedaré eternamente saludado?

issis dijo...

genial, interesante... pero a decir verdad, demasiado número para mi gusto, voy a seguir tomando drogas recetadas por médicos occodentales por ahora

Folken dijo...

Hombre, a mi la medicina y los médicos me dan bastante grima. Son arrogantes, presuntuosos y nunca reconocerán un error. Pero al menos aquello que te diagnostiquen y la forma en que lo traten tendrá un fundamento científico probado, no teorías mágicas.

Es gracioso que se discuta si la homeopatía tiene un efecto más allá del placebo, cuando lo que se debería estar discutiendo (si acaso eso fuese una ciencia) es si su eficacia es mayor o menor que la de los tratamientos de lo que ellos llaman "medicina alópata" (la normal, la que usa ciencia en vez de magia y rituales).

piolet dijo...

Cuando el paciente quiere vivir, los médicos ya no pueden hacer nada.

The Gentleman Loser dijo...

Entonces... si ahogamos a los políticos en el embalse de La Serena... tendríamos todos sus beneficios y ninguno de sus horribles inconvenientes... mmmm pues es una solución homeopática a la crisis. Creo que voy a abandonar el Mendeleyev y me voy a hacer un curso de santería.

Folken dijo...

Piolet, esa frase tiene demasiados significados como para poder responder algo coherente.

Gentleman Loser, yo hago los cursos baratitos baratitos...

Nuskens dijo...

Si usted se mete a curandero yo me paso de la química a las hierbitas!! jajajaja

piolet dijo...

Tiene Usted razón. La traducción más ajustada de este dicho oriental, es: "Si el paciente quiere vivir, los medicos ya son impotentes"

Rabino Kuerbovich dijo...

Folken, como usted debe conocer sobradamente, la antropología médica defiende que la adecuación de la apariencia externa del "médico" (léase en su acepción occidental o como agente de salud/hombre medicina, etc) a unos standards culturales ayuda a crear una imagen de confianza en el paciente. Así, el difunto Sánchez Ocaña, que tenía tanto de médico como de astronauta, salía en unos spots publicitarios televisivos munido de bata y estetoscopio.

De las tres fotografías que ilustran su post, en cuál se ha inspirado para ejercer su nuevo oficio?

El Hombre de la Pústula dijo...

Oi me e lebantado hun poko hoygan así (perdón) haci que (vaya, otra vez) haci k boi a yyamarle falzario falas.

Es inútil, no valgo para ésto.

Pero igualmente vengo a meter bulla a la manera indocumentada: ¿Acaso no es el concepto que aquí se trata análogo al de la vacuna? La vacuna bovina, se entiende. Lanar, a ser posible.

Yo, como aquel agente huérfano, quiero creer. Sobre todo si el objeto de mi fe ha de ser ese gnomito tan gracioso. ¿A qué cuenta debo donar mi dinero?

Folken dijo...

Nuskens, creía que ya iba a la homeópata sin necesidad de que yo me metiese a ello...

Piolet, ahora se ha convertido en arte. De todas formas, impotentes se ven cuando el paciente quiere vivir, e impotente se ve el paciente cuando quería vivir y le metían una sangría entre pecho y espalda.

Su Santidad Rabínico-Córbida, me identifico con la cuarta, la del Chapulín Colorado. En cuanto a lo de la apariencia, recuerdo una conversación con un economista, jefe de un área en un hospital, que contó que cuando empezó a trabajar los bedeles embatados le menospreciaban por no llevar bata o traje, por lo que ellos tenían un nivel mágico superior. Hasta que no se puso un traje de los de mafioso, le tomaban los celadores y enfermeras por el pito del sereno. (La arrogancia médica y su trato de superioridad ya se dan por supuestos)


Onvre Pustular, las vacunas no serían homeopatía, pues homeopatía es curar con semejantes, es decir, productos que causen síntomas semejantes. Curar con aquello que enferma sería la medicina isopática, y según el HARTIZTA (Hahnemann) la medicina isopática solo puede agravar el daño que sufre el cuerpo con la enfermedad. Así que ya sabéis, ni vacunas ni contravenenos. Homeopatía.

Nuskens dijo...

Es doctora, con título y todo olgad de la pared de la consulta... Lo de las hierbas es un extra.

Bueno vale de acuerdo, yo también llegué la conclusión de que lo que hacen los homeópatas es meterte cosa mala en cantidades minúsculas cual vacuna... Es que sino la idea feliz de meter arsénico a las ratas y hacer comparaciones con las hierbecitas no lo cojo...

Folken dijo...

Me autocito, que en el texto está en rojo claro:

Las enfermedades y males desaparecen usando sustancias que generen ese mismo problema en un individuo sano.

Las enfermedades, males y dolencias se tratan dependiendo del cuadro sintomatológico del paciente, no de la enfermedad subyacente.


Es decir, se trata de que el principio activo que uno nunca llega a tomar es algo que genere SÍNTOMAS parecidos a los que está provocando la enfermedad.

Y, por supuesto, lo de los ratones era porque ni Hahnemann ni los becarios tuvieron los huevos de envenenarse con algo que sabían manifiestamente letal.


En cuanto a lo del título en la pared, eso me parece un auténtico insulto, así como una estafa.
El título en la pared da a entender que va a poner a tu disposición todo el arsenal CIENTÍFICO del que disponga para mejorar tu calidad de vida. Al menos para eso le hemos pagado su carísima educación con nuestros impuestos.
Si aún con el título en la pared, lo único que hace es agarrar una lagartija y ponerse a dar saltitos alrededor nuestro berreando conjuros en una lengua extraña o, simplemente, darnos pócimas de excipiente homeopáticas, estamos ante un estafador.
Más que nada porque, si yo no sé qué es la homeopatía y el médico en cuestión me receta algo sin explicarme que el agua tiene memoria y recuerda el principio activo, que por otra parte no me va a curar porque es un principio que no ataca las causas subyacentes de mi mal si no que de tomarlo me causaría los mismos síntomas, me está estafando.
Lo de la lagartija también, pero es más cantoso.
Si quieren dedicarse a la brujería, que lo pongan en la puerta: Fulanito Pérez, Ex médico, Archimago curandero.

estanli cuvric dijo...

Paparrúchas científicas y eurocéntricas, eso de la homeopatía.
Lo que verdaderamente funciona es el YAQUI

Por cierto, la palabra forzada del post es "turbamulta". ¿Acerté?

Folken dijo...

La palabra forzada es Matización.

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Este es mi Folken y le amo!
Y después nos casamos y comemos perdices.

Currymaedchen dijo...

me ha convensio ustéz, que me recomienda para la perritis navideña???

Folken dijo...

Solo como aquello que cazo y mato con mis manos.

Currymaedchen: Beleño, estramonio, belladona y mandrágora en dinamizaciones 100C. Una cada vez que le de la gana, total, no van a llevar nada de esas divertidas plantas.

Burnout. dijo...

Ten en cuenta que los placebos han curado más que los médicos.

En el antiguo egipto para curar los ojos les ponian guano de murciélago.... No me extraña que todos se curaran justo antes de administrarles el medicamento y que se considerara probada su eficiacia!

Y para los abortos se metian paja y barro también con mierda de asno, cocodrilo, hipopótamo, pelícano, ganado, moscas e incluso del hombre por la vaina. Por supuesto, o te morias o abortabas, ¡así yo también, tu!

Menos hospitales y más caña-verales! verías tú como cura más una plantación de maría bien administrada que un puto hospital de urgencias...

Saludos Kordiales.

Joan dijo...

Si...

homeopatía es curar con semejantes, es decir, productos que causen síntomas semejantes

Ergo la resaca...

¿la curo con lingotazos de güisqui? Es un mal que no acabo de curar, doctor.

Folken dijo...

Burnout, lo de las medicinas da mucho de que hablar, la verdad. Los terrones de azucar no han salvado más gente que la penicilina o la estreptomicina. De hecho, uno de los motivos del aumento de la esperanza de vida en el primer mundo ha sido el uso de antibióticos (aunque el abuso ahora esté causando algunos problemas).
La maría puede ayudar a vivir más tranquilo, pero no más tiempo ni con la capacidad intelectual intacta.

Joan, eso es isopatía. Aunque me acuerdo del dueño del bar, llegar por la mañana de resaca tremenda y con unas pocas cervezas volver a su estado "natural" (también es que creo que nunca le vi sobrio)

Pablo Fraile Dorado dijo...

En realidad, poco importa. Gracias por pasarse. :)

Folken dijo...

¿Danzante? ¿Es usted?
¿Qué han hecho los años en su bello rostro? ¿Qué ha hecho la rueda implacable incluso sobre su nombre?
¡Oh, Fortuna! Cuan fácilmente creemos en nuestra inmortalidad, y cuan presto percibimos nuestra finitud; cuan rápido apercibimos nuetra antigua arrogancia.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Los años no pasan en balde, y menos en el efímero tiempo de internet, ni con homeópatas ni sin ellos, y el rostro se marca pero el cerebro también.
¡Se olvida uno de todo constantemente! Es una lata...

Espero que tengáis un bello reencuentro tan feliz como acabo casi de tenerlo yo con un antiguo camarada.

Folken dijo...

Un meme de una pregunta:

Descríbete con una palabra:

Macilento.


Y de reencuentro nada, que le conozco de hace dos semanas en el blog xd

El Hombre de la Pústula dijo...

Va el meme:

FRAUDE.

No tanto por lo que significa, que también, sino por su bella sonoridad.

Y he tenido que desechar tumefacto, agonías, cetrino y rizópodo.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Tengo que leerme otra vez lo del meme, que no me he enterado, pero yo apuesto por TRISTEZA.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Y si el meme no es un acertijo sino sobre mí misma, la palabra es:
CHORIMA (la flor del toxo).

Pablo Fraile Dorado dijo...

Digamos que es una forma de decir "ésta boca es mía", aunque en realidad me perjudique más que otra cosa. Antigua, actual y futura arrogancia.

estanli cuvric dijo...

Sigo con el meme:

Gaznápiro.

El Hombre de la Pústula dijo...

Perdón, quiero cambiar la palabra del meme.

Resbaloso

Y he tenido que desechar otra vez varias: Melifluo, Bachi-bozouk y Ganapán.

Por favor, si usted no es la persona a la que debo dirigirme para solucionar esta cuestión, le ruego dé parte y conformidad de mi solicitud a quien corresponda.

Afectuosamente,
Hombre "Resbaloso" Pustular

Fauve, la petite sauvage dijo...

Yo sí que os voy a dar una buena terapia: una segunda fase en el mundo interbloguero:
http://juan-duque.blogspot.com/

¡Y en directo!

No os lo perdáis, ¡es emocionante!

Capazorros dijo...

¡Feliz Navidad y Prospero Merime! En disolución 1500M.

Joan dijo...

Lo del meme:

Atroz

denke dijo...

Coñe... yo habia hecho un comentario.

Aunque tal vez fuese uno homeopatico y por eso no se ve, ni se siente, ni se nota, ni nada. Eso si, dese por comentado y tal...

Joan dijo...

A pesar de atroz, Joan

Fauve, la petite sauvage dijo...

Mejor que la flor:

MEMA.

Folken dijo...

Pustulman, usted no es un fraude, y mucho menos un ganapán, pues no da muestras de rudeza. Usted es un hartizta.

Fauve, ¿qué es una Chorima? ¿Quién es Juan Duque? Cuánta incógnita, ¡oh, Glaucón!.

Estanli, a usted sí le doy la razón. Busque ahora, en el próximo post, la palabra forzada.

Joan, atroz panzada de arroz, pero a pesar de todo, fue usted.

Denke, a mi me suelen pasar esas cosas, no hay problema.

Capazorros, veo que ha comprendido el objeto de la homeopatía a la perfección. Podremos montarnos una consulta en breve por lo que veo.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Chorima es, con esa palabra tan fea, la flor del toxo, que elegí como primer meme pero fue descartado y sustituido por mema.

Juan Duque es Luz de Gas, el blog es http://juan-duque.blogspot.com/ y os espero mañana a todos ¡sin falta!

¿Quién es Glaucón?

Desde luego, no sé si es más genio Capazorros o tú, Folken; tendremos que hacer unas olimpiadas o algo...

Y ahora, la frase prohibida: ¡Felices fiestas a todos!


Prohibido plagiar o hacer obras derivadas sin permiso. Prohibida su distribución comercial (¿realmente alguien podría sacar dinero de esto?) sin permiso.
I'm myself and I approve this message.