viernes, diciembre 09, 2005

La Nasa y la creación intelingeniosa


¿Si?... ¡¡Si amiguitos!!, otra historia de Valerón


Antes de la nada no había nada, y pues que no había nada no flotaba Valerón. Si no hay nada no hay tiempo, y si no hay tiempo no me muevo, si no me muevo no floto, y si no hay nada donde flotar ni nada que cree tiempo no floto. No flotaba por no haber nada, pero flotaba por querer flotar, y para flotar y no haber nada, creo algo en lo que flotar.

-Ya está, una bola inestable de materia –Sentenció su mente, siempre sin hablar, y como vio que no flotaba, decidió que también tendría que existir. Y valerón se creó. Una bola inestable de materia..., -es mucha materia- pensaba siempre Valerón, y por ser tanta materia que cabía en su mano el universo, creó un mechero, le puso mecha y la hizo estallar. Partículas elementales de todas las formas colores y sabores flotaban alrededor de Valerón, furiosas e hiperexcitadas, acababan de ser creadas, y por jóvenes no tenían más que vibrar. Apareció Valerón en la nada, en la que aún no llegó aquello que hacía nada explotó, pero por ser el tiempo relativo a la gravedad, simplemente no había tiempo donde no había nada. Valerón, recién creada la NES, aún sin crear nada más, jugando y jugando chocó un dedo con la tecla y apareció. Había creado a Garayoa. Como y con tiempo pero sin prisa, y ya con prisa pero sin tiempo, Valerón decidió darle un cigarro a Garayoa, creó un trozo de algo que pensó y lo puso a dar vueltas a un mechero que compró.

Miró a Garayoa y este apareció en esa bola de cosa flotando en un mechero. Valerón aceleró el tiempo alrededor, porque así lo requería su invención, un fontanero bonachón. Tiró germen de trigo sobre eso que el pensó en llamar “bola de materia para que Garayoa se esté quieto”. Sobre el germen aparecieron innumerables amebas, unas rojas, otras blancas y amarillas, con cuatro ruedas en el coche y con cuatro rulas por noche. Garayoa estaba en silencio, riendo de vez en cuando y fumando. Era ese EL cigarro, el único regalo concedido por Él.

Lo perdió un hipopótamo, que el llamó animal sudador. Como sudaba el animal sumador. Amazonas sorprendieron a Garayoa, pero el fumó.

-Diseño inteligente, jejeje, YO soy inteligente, jejeje, soy el más inteligente, jejeje – Y Garayoa, con un gesto de aprobación que hizo Valerón mientras fregaba un anillo de constelaciones que usaba como gorro, comenzó el diseño inteligente. Primero lo extinguió todo y volvió a empezar. Creó millones de peces, pero agitaban el agua y acercaban su cigarro a la extinción, así que sacó peces fuera del agua. Los que sobrevivieron eran pequeños, y comían esas plantas que el creó para que la falta de oxígeno no apagara su cigarro. –Que inteligente soy- Pensó Garayoa riendo como un pato, aún no inventado por nadie. Al ver que por la noche intentaban ir a la llama de su cigarro creó lagartos para que se comieran esos asquerosos insectos. Eran graciosos y viscosos. Tras 18 dias riendo por ver un lagarto, pensó que sería mejor pedirle a Valerón una nariz de Payaso, pero este no lo creyó oportuno por estar haciendo la colada...

CONTINUARÁ...

(lo que significa que no ha terminado)

No hay comentarios:


Prohibido plagiar o hacer obras derivadas sin permiso. Prohibida su distribución comercial (¿realmente alguien podría sacar dinero de esto?) sin permiso.
I'm myself and I approve this message.